Dulce Navidad

Endulcemos la navidad de los niños trabajadores
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 "Hay mayor felicidad en dar que en recibir"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
JeAdore
Admin


Femenino Cantidad de envíos : 10
Edad : 30
Localización : Lima-Perú
Fecha de inscripción : 03/01/2009

MensajeTema: "Hay mayor felicidad en dar que en recibir"   Sáb Ene 03, 2009 8:40 pm

Según una de las acepciones del diccionario de la Real Academia Española la palabra solidaridad significa: “adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros”. Sin lugar a dudas, este significado sacado de un libro le queda chico. Será tal vez que el verdadero significado de esta palabra yace en el corazón y en él adquiere la magnitud que merece. En mi opinión, solidaridad es mucho más que lo que dice el diccionario citado, son muchas cosas a la vez y, por contradictorio que parezca, es una sola: darse al prójimo. No sólo darle, sino darse.



Es una actitud frente al otro, frente a uno mismo y por ende, frente a la vida.
Hay muchas formas de ser solidario y no se hasta qué punto, entendemos todas y cada una de ellas.
Tal vez tengamos la fantasía que la solidaridad se ejerce en momentos determinados como puede ser una inundación, una catástrofe, una colecta nacional, una campaña televisiva, etc. Pareciera ser que, en muchos casos, es allí cuando “el deber nos llama” por decir de alguna manera y acudimos en ayuda de las personas que necesitan. Sin duda que ayudar para tales contingencias es solidaridad, pero no termina allí y tampoco empieza.

La solidaridad se ejerce o debería ejercerse, cada día de nuestra vida. Sin necesidad de que aparezca una catástrofe, sin campañas específicas (y con ellas también obviamente). Cada día de nuestra existencia se puede hacer algo por el otro.
No sólo es cuestión de “dar”, insisto en que más bien es cuestión de “darse”, de entregarse al otro en más de un aspecto.

Ante una catástrofe como puede ser una inundación, vemos la noticia en los medios, nos emocionamos y ayudamos. Eso está bien, pero es necesario pasar al compromiso para que la solidaridad perdure en el tiempo.

Esta claro, se trata de todos y para todos y partiendo de la premisa antes mencionada: que la solidaridad abarca muchas cosas, pensemos en qué actitudes la podemos manifestar que no sean las que todos ya conocemos. Ayudar a alguien en la calle es una forma. Ofrecerle algo para comer a un niño que no nos pide comida, sino dinero, pero cuya pancita mucho agradecerá ese alimento, también es otra. Colaborar con nuestros compañeros de trabajo, ayudar con la tarea de nuestros hijos, leer para alguien que ya no está en condiciones de hacerlo, en fin tantas cosas.

No hace falta tener dinero para ser solidario, no se trata sólo de ayudar con dinero, también se trata de, en la forma que le queramos dar, brindarnos al otro, ofrecerle nuestro tiempo, atención, preocupación.
El ser solidario abarca tantas cosas … compartir lo material sí, cubrir necesidades básicas, pero también paliar el dolor de otro, escuchar, dar una mano, regalar una sonrisa, algo tan simple, pero tan mágico.
Y como tantas otras cosas, debemos fomentarla en nuestros hijos. Debemos enseñarles a ser solidarios, en el real sentido de la palabra. No esperemos a que llegue, por ejemplo, el Día del Niño para que se desprendan de un juguete que ya no usan. Enseñémosles que todos los días del año, hay niños que tienen menos que ellos. Es una tarea difícil, en líneas generales, el niño no quiere desprenderse de un muñeco o un juguete, pero es nuestro deber de padres, inculcarles la conciencia que siempre habrá alguien que necesite más, otro niño que disfrutará de ese juguete que hoy ellos tienen tirado.
Por qué no también, enseñarles a que compartan la lonchera que llevan al colegio con un amiguito que no tiene, que no rechacen el niño que ven mendigando en la calle y que no está vestido como ellos, ni limpio y perfumado.

Si desde niños creamos en nuestros hijos una conciencia solidaria, sin duda serán mejores personas cuando lleguen a adultos, y si logramos que sean mejores personas, habrá menos desigualdad, menos dolor.

Vale la pena experimentar en carne propia, cada uno de nosotros, esta verdad irrefutable que expresa la frase del comienzo: Hay mayor felicidad en dar que recibir.


Liliana Castello - Escritora de cuentos infantiles
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dulcenavidad.foroslatinos.net
 
"Hay mayor felicidad en dar que en recibir"
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 20 Agosto - Robert Pattinson: "A veces Edward actúa como un mariquita".
» "Las armas más extravagantes del siglo XIX"
» "¡Decapítese…Conviértase... en visión...!"
» Breves "Día de la Industria para la Defensa"- Z-11
» "Hellenic Revolutionary Fighter & Priest (Papaflessas), 1821 Series"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dulce Navidad :: General :: Historias Solidarias-
Cambiar a: